Conmemoran música de Cri Cri

El Coro de Niños y Jóvenes de la Universidad Nacional Autónoma de México se prepara para comenzar la temporada 2015 de “Cri Cri tenebroso y guapachoso”, el 22 de febrero (en el Palacio de Bellas Artes.

“En esta ocasión, se presentará con la Orquesta Sinfónica Nacional”, informa Patricia Morales, directora del coro, recordando que la temporada del año pasado fue con la Filarmónica la UNAM.

Con ambas, los niños del coro se han acoplado o mejor dicho, los músicos se han acoplado a ellos, según anécdotas de Patricia Morales: “Los integrantes de las orquestas se vuelven niños. Todos los músicos tienden a divertirse con Cri Cri, hay una especie de carácter infantil global”.

No se refiere solo a actitud, sino también a acciones. “De pronto el violinista se pone un gorrito o el trompetista se pone una máscara de animalito para entrar en carácter”.

Cri Cri tenebroso y guapachoso, es una iniciativa del director musical Enrique Ramos y la dirección de escena es de César Piña. En septiembre de 2014 tuvo dos funciones y ahora regresa a la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes con la novedad de haber incluido algunas canciones casi desconocidas del Grillito Cantor.

Si el público adulto no recuerda estos temas, menos aún los niños. Pero eso ha representado un reto particular para el coro. “Los integrantes del grupo conocen algunos de los temas más populares de Cri Cri, sobre todo las que aún se ponen en las primarias y se enseñan en el jardín de niños. Pero, sin duda, lo que más le entusiasma al coro es interpretar las canciones desconocidas. Se muestran especialmente emocionados esos temas porque son prácticamente un descubrimiento”.

El Coro de Niños y Jóvenes de la UNAM se fundó hace 21 años. Desde entonces, Patricia Morales lo dirige con la idea de descubrir y formar talentos vocales. En 2014, Enrique Ramos, que lleva varios años trabajando en reinterpretaciones de la obra de el Grillito Cantor, le propuso este espectáculo a partir de un trabajo de instrumentación sinfónico.

Dejar respuesta