Élmer Mendoza le apuesta a los jóvenes.

Un adolescente de 18 años, fuerte pero inseguro, tragón, que le gusta la música  de Los Tigres del Norte, chillón, hijo de un ranchero, que estudiará administración en Texas únicamente para que su familia “lo deje de joder”, alguien que no se compromete y que no tiene la menor idea de quién es William Shakespeare.

 Así es el Capi Garay, el protagonista de la nueva serie literaria del escritor sinaloense Élmer Mendoza (1949), quien acaba de publicar su novela El misterio de la Orquídea Calavera (Tusquets), con la que busca atrapar a los lectores jóvenes.

 “Quería hacer el perfil de un muchacho entrón pero inseguro, sin plan de vida, sin oficio ni beneficio. Un chico que no es precisamente de su tiempo, porque le gusta la música ranchera, la norteña, no conoce el rock o el pop que le agrada a sus amigos. Le gusta ver la tele, pero no ha cultivado un gusto por ver cosas específicas, lee porque se lo dejan de tarea.Incluso, cuando se convierte en el enlace entre los secuestradores de su padre y su familia, lo primero que hace es declinar, huir, se resiste a enfrentar esa responsabilidad. Toda esta situación extrema que vive durante varios días lo lleva a concluir que debe hacer algo si en verdad quiere a su papá”, comenta el narrador.

 Este personaje, que fue saliendo “poco a poco durante cuatro años, despacio, agregando y quitando, agregando y quitando”, es una especie de retrato de los jóvenes mexicanos actuales, admite el autor.

Dejar respuesta