“Game of Thrones” y “The Marvelous Mrs. Maisel” ganan en los Emmy

Game of Thrones y The Marvelous Mrs. Maisel ganaron las principales categorías de la entrega de los premios Emmy –llamados Óscar de la televisión–, que se efectuó anoche en el teatro Microsoft, en Los Ángeles.

Game of Thrones, del canal HBO, fue elegida mejor serie dramática, derrotando a la ganadora del año pasado The Handmaid’s Tale, en la ceremonia de entrega de los principales galardones a la televisión. Además, Peter Dinklage obtuvo el premio a mejor actor de reparto, el tercero que ha logrado desde que interpreta en la serie a Tyron Lannister.

Game of Thrones, que lideraba los premios con 22 nominaciones seguida de Westworld, con 21, fue también galardonada con el premio a mejores efectos visuales y ­especiales.

Con el premio a mejor serie de 2018, que también recibió en 2015 y 2016, junto a los dos que ganó su otra producción Barry, el canal de pago HBO mantuvo en esta edición de los Emmy su liderazgo sobre las plataformas de streaming Netflix y Hulu.

The Marvelous Mrs. Maisel, sobre un ama de casa de la década de 1950 que se vuelca al stand up luego de divorciarse, se llevó el premio como mejor serie de comedia. También obtuvo otros cuatro premios, incluyendo el de mejor actriz para Rachel Brosnahan.

Claire Foy derrotó a la favorita Elisabeth Moss, estrella de The Handmaid’s Tale, por su formidable interpretación de la reina Isabel II de Reino Unido en el drama The Crown, de Netflix.

Matthew Rhys ganó el premio a mejor actor dramático por su interpretación de un espía ruso en la temporada final de la serie The Americans, de FX.

Como se esperaba, Saturday Night Live obtuvo el premio a mejor programa de Sketch de Variedades, alcanzando un récord de 72 Emmys.

The Assassination of Gianni Versace recibió el Emmy a la mejor miniserie y a mejor actor para Darren Criss, quien interpreta al asesino en serie homosexual que mató al diseñador italiano en Miami en 1997.

La 70 edición de los premios Emmy arrancó el lunes con un número al estilo musical que bromeó sobre el tema de la diversidad en Hollywood y la omnipresente cuestión del acoso sexual en la industria del entretenimiento.