Médicos sin Fronteras, 30 años en México

A raíz del terremoto que sacudió a México en 1985, la organización Médicos sin fronteras se vinculó con nuestro país para apoyar en un momento de emergencia, y en el que sin duda, la catástrofe rebasó los propios servicios de atención médica.

A partir de ese momento ha estado de manera solidaria en asuntos de huracanes, inundaciones e incluso apoyando en la misma rama el sector de migración y la violencia en algunos Estados del país.

En entrevista, Henry Rodríguez, Jefe de misión regional para México y Honduras platicó acerca de dicho proyecto y los 30 años de servicio en apoyo a los mexicanos.

“Se cumplen 30 años de la primera intervención de México sin fronteras en México, y lo hemos querido hacer como un acto de conmemoración desde esa primera intervención que hubo en el terremoto de 1985, y desde ahí hemos tenido una serie de intervenciones en situaciones de emergencia como huracanes, violencia, y algunos proyectos regulares”, platicó.

“Específicamente nosotros como organización nos caracterizamos por responder a emergencias. En países que tienen un desarrollo importante y que tienen una infraestructura buena normalmente no tenemos proyectos regulares, solamente venimos cuando hay una situación que se sale de control. Sin embargo, han ocurrido situaciones como la gran oleada de inmigrantes que cruza a través de México para llegar a EU, o la violencia que ha remetido en los últimos años ha hecho que empecemos a tener proyectos regulares de atención en colaboración y coordinación con el ministerio de salud”, agregó.

Rodríguez mencionó que México es un país estratégico porque en la región tiene mucha influencia. Afirmó que tiene una buena infraestructura y un gran equipo de profesionales; sin embargo, aún existen algunos espacios que faltaría por cubrir como en el caso de migrantes, enfermedades chagas, o el refuerzo a algunas salas de emergencia de hospitales que han estado expuestos a la violencia, uno de los temas que más causa tensión en el asunto de salud y que requiere apoyo.

“La violencia es uno de los temas que más nos preocupa pero estamos viendo otros temas como la salud sexual y reproductiva o el gran índice de embarazos, que se presenta en todo Latinoamérica, y es probable que podamos hacer una intervención de ese tipo para el próximo año”, adelantó.

En relación al tema de violencia comentó que uno de los trabajos más recientes fue el apoyo realizado en Guerrero con los familiares de desaparecidos en Ayotzinapa, ya que era necesario dar un apoyo psicológico a las personas, y después de varios meses se han retirado de la zona, teniendo visitas esporádicas para poder seguir acompañando a las familias.