Revisión sobre el diseño mexicano en el MAM

Motocicletas, automóviles, señalética, sillas, mesas, adornos, juegos infantiles, espejos, electrodomésticos, dibujos, fotografías, planos arquitectónicos, postales y folletos del Instituto Mexicano de Comercio Exterior, conforman la muestra “Fuimos modernos. Diseño hecho en México 1940-1980″.

La exposición, que fue dispuesta en una de las salas del Museo de Arte Moderno, tiene el objetivo de dar a conocer el renacimiento del diseño contemporáneo mexicano, a partir de las raíces, del diseño realizado entre 1940 y 1980.

“Fuimos modernos. Diseño hecho en México 1940-1980” está conformada por 350 piezas, mismas que fueron realizadas desde el diseño industrial, gráfico o textiles, en un entorno que se caracterizó por factores políticos y económicos. “(De 1940 a 1980) Fue un periodo muy boyante, que se explica por una prosperidad económica, se crearon instituciones específicamente para apoyar el diseño, como el Instituto Mexicano de Comercio Exterior, hubo un boom de la arquitectura, además de la profesionalización del gremio porque empezaron a aparecer las carreras universitarias dedicadas al diseño y una propagación de la cultura del ocio”, explica Sylvia Navarrete, directora del Museo de Arte Moderno.
Las 350 piezas, entre las que se encuentran enseres de cocina, gadgets, lámparas, tapices, charolas, muestrarios de materiales, empaques, colecciones filatélicas, sillas y revistas especializadas en diseño, fueron organizadas a partir de un trabajo curatorial realizado por Iñaki Herranz.

El curador de la muestra señala que en ésta hay creaciones provenientes de más de 20 colecciones públicas y privadas, para realizar un recorrido cronológico: “el espíritu va por la nostalgia, por la estética de la época, hasta un espíritu de añoranza, de ser autónomos a nivel industrial y autónomo. La exposición reivindica el potencial del diseño mexicano, tanto que podemos producir nuestros propios diseños”.

Iñaki Herranz comenta que, como parte de su trabajo, pretendió mezclar la historia económica que está muy ligada a la historia del diseño, pero que “no pretende ser ni la antología de todos los diseñadores, marcas ni fábricas que hubo en aquella época. Lo que se presenta son desde proyectos icónicos de aquel entonces, hasta aquellos inéditos que han quedado a la sombra”. Sostiene que el auge de la modernidad en diseño —1940-1980— se debe retomar, puesto que ésta, contribuye a consolidar las posturas intelectuales, vitales y estéticas.

La muestra que se hizo en colaboración con el festival internacional Design Week México, está conformada por piezas de archivos, entre los que se encuentran el Archivo Clara Porset. Centro de Investigaciones de Diseño Industrial, Facultad de Arquitectura, Sistema de Transporte Colectivo /Museo Metro y el Servicio Postal Mexicano.

La exposición estará en el Museo de Arte Moderno hasta el 2 de septiembre. De martes a domingo de 10:00 horas a 17:30 horas. Boleto: $65.