Romería de la Virgen de Zapopan, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

La Romería de la Virgen de Zapopan fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad durante la XIII sesión del Comité Intergubernamental para Salvaguardia del Patrimonio de la Unesco.

Luego de ello, el alcalde del municipio de Zapopan, Pablo Lemus, celebró esta noticia y una grandiosa fiesta cultural y agregó que “a través de esta declaratoria todos tendremos la obligación de conservar la fiesta de la Romería en sus tradiciones originales y preservarla a través de los años”.

Esta fiesta popular es una de las más arraigadas en el occidente mexicano, y data del siglo XVI con los recorridos de la virgen. Comentó que la Secretaría de Cultura en México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) participaron en este proceso de solicitud, así como la Arquidiócesis de Guadalajara, la cual fue la portadora de la propuesta de la comunidad.

El alcalde detalló que esta tradición está acompañada de una serie de actividades religiosas, artísticas y culturales que ofrecen los creyentes en su honor, entre las que destaca un paseo por el Lago de Chapala y termina en la Catedral de Guadalajara.

La Romería “descansa en una estrecha interacción de diversas comunidades, lo cual propicia la renovación y el fortalecimiento de los vínculos sociales anudados entre ellas”, destacó la Unesco. “Gracias al continuo apoyo de las comunidades a la Romería, este elemento del patrimonio cultural se ha convertido en uno los más populares y arraigados del oeste de México”, añadió el organismo de la ONU.

La Romería es el recorrido de ocho kilómetros que hace la Virgen desde la Catedral de Guadalajara, hasta llegar a su santuario, en el vecino municipio de Zapopan.

A la virgen de Zapopan, suburbio de Guadalajara, la segunda ciudad de México, se le atribuyen diversos milagros, por lo que suele recorrer parroquias, capillas, colegios y hospitales de Guadalajara durante todo el año.

La imagen de la Virgen es una figura de 34 centímetros hecha en 1530 con pasta de caña de maíz, en el estado Michoacán, y fue introducida entre sus fieles de Jalisco ese mismo año, por Fray Antonio de Segovia.

La peregrinación se realiza el 12 de octubre de cada año y acuden cerca de dos millones de fieles de todo México y el extranjero, principalmente de Estados Unidos, para pedir o agradecer favores con sacrificios físicos, como caminar sin calzado todo el trayecto o entrar al Santuario de rodillas.

En México existen otras celebraciones religiosas declaradas Patrimonio Inmaterial de la Unesco, como la noche de muertos en Janitzio, Michoacán, y la fiesta de San Sebastián en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

El gobierno municipal de Zapopan hizo la solicitud ante la Unesco hace tres años. Previo a eso, hizo la declaración local de Patrimonio Inmaterial.