UNA LUZ EN LA LUCHA CONTRA LA ESCLEROSIS

La esclerosis múltiple es una enfermedad autoinmune que afecta principalmente al cerebro y a la médula espinal.  Las lesiones que aparecen en el sistema nervioso central son crónicas, neurodegenerativas y desmielinizantes (proceso patológico en el cual se daña la capa de mielina de las fibras nerviosas).

No se saben a ciencia cierta las causas para que se produzca esta enfermedad; pero si se ha confirmado que existe un daño a la vaina de mielina (la cubierta protectora de las neuronas) y cuando esto ocurre, los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen. Este daño viene provocado por el propio sistema inmune del organismo, que ataca a la neurona. Como resultado de esto, las neuronas del cerebro pierden total o parcialmente la capacidad de transmisión, causando síntomas de adormecimiento, cosquilleo, espasmos, parálisis, fatiga, y alteraciones en la vista. Las personas que la padecen, están afectadas a nivel laboral y personal; en casos avanzados puede mermar sus capacidades físicas.

A pesar de que esta enfermedad no tiene cura por el momento, se están produciendo grandes avances e importantes descubrimientos. Uno de los más recientes ha sido la influencia de la flora intestinal en la patogenia de la enfermedad. La doctora Celia Oreja-Guevara, coordinadora de investigación de la Unidad de EM del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, afirma que “la composición de esta flora depende de la genética, de la alimentación, higiene y toma de algunos medicamentos. Cambiando la dieta a los animales con los que se ha experimentado se cambia el curso de la enfermedad”

La doctora Oreja-Guevara añade sobre el primer tratamiento oral para pacientes de esclerosis múltiple, la teriflunomida: “Es un tratamiento eficaz, seguro y de fácil administración. Próximamente se aprobará en España un anticuerpo monoclonal, llamado alentuzumab, novedoso por su forma de administración, sólo una semana al año, destinado a pacientes con un curso más grave de la enfermedad. Por otro lado, se están investigando nuevos tratamientos como las estatinas o los remielinizantes, que podrían revertir los efectos de la enfermedad”.

Gracias a investigaciones como estas, podemos ver que en un futuro se obtenga la cura para esta terrible enfermedad.

 

Dejar respuesta