INAH difunde la importancia del dios Xipe Tótec

 

Con el fin de acercar al lector no especializado al conocimiento de una de las deidades más importantes en el imaginario y cosmovisión mexica, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) editó el catálogo “Xipe Tótec y la regeneración de la vida”, el cual se presentará hoy en el Museo Nacional de las Culturas.

El libro que acompaña la exposición dedicada a esta deidad en el Museo del Templo Mayor es resultado del trabajo curatorial del arqueólogo Carlos Javier González y de su tesis doctoral publicada en 2011.

En declaraciones difundidas por el INAH el especialista explicó que el catálogo está conformado por textos sencillos que dan cuenta al lector común la importancia de Xipe Tótec en la época prehispánica.

Habla sobre su importancia en los relatos mitológicos e históricos en “Las andanzas míticas de un dios y su ritual”, que datan de la época mexica pero que refieren al importante papel de Xipe Tótec o de sus devotos en el proceso de la caída de Tula.

El apartado “Los escenarios de la fiesta mexica de Xipe Tótec” revela los lugares de Tenochtitlan en los que se llevaba a cabo tal ritual, entre ellos su templo llamado Yopico, que era otro de los nombres con los que se conocía a esta divinidad.

Otro de los espacios donde se celebraba al dios era el temalacatl, piedra circular sobre la cual se realizaba el sacrificio gladiatorio, que tenía un contenido simbólico muy importante, vinculado con el mito de la creación del Quinto Sol.

La relación, inesperada y sorprendente del dios con la mazorca también se aborda en el escrito, editado por el INAH. La ofrenda de esta semilla a la deidad está presente en la fiesta Tlacaxipehualiztli, ofreciendo las mazorcas que después serían sembradas.

Otro aspecto mencionado en la exposición y en el volumen es la relación del dios con la guerra, que se derivaba de la realización de la festividad en su honor, con la que se conmemoraba el mito de la creación del Quinto Sol y de la masacre de los Mimixcoa.

Ellos, debían alimentar al astro y a la tierra, pero al no cumplir fueron condenados a morir. Esto, se recordaba con la ceremonia del sacrificio gladiatorio.

Ante ello, el autor declaró que a pesar de lo cruento de sus ritos sacrificatorios, la acción le llevó a considerar a Xipe Tótec como un dios de la regeneración de la vida.

En el catálogo además incluye textos de Luis Manuel Gamboa Cabezas y Martha García Sánchez, titulado “Xipe Tótec: ‘Nuestro señor el desollado’ de Tollan Xicocotitlan”, en el que se profundiza sobre una escultura hueca de barro, de aproximadamente 80 centímetros de alto, que da testimonio de la presencia de este dios en la Cuenca de México siglos antes de la fundación de Tenochtitlan.

Así como “La práctica ritual del desollamiento en la época prehispánica”, del antropólogo físico Juan Alberto Román Berrelleza, en el que da cuenta de los aspectos “técnicos” de esta actividad religiosa y su evidencia en restos óseos.