Nueva exposición y nuevas texturas de Toledo

EL PINTOR FRANCISCO TOLEDO CON SU OBRA EN LA EXPOSICION CONJUNTA CON EL ARTISTA SABINO GUISU DENOMINADA AFELPADOS EN LA CIUDAD DE OAXACA LUIS CORTES EL UNIVERSAL INFORMACION LC120716001

La exposición Francisco Toledo: la nueva piel del mundo y el amante de la materia, de 21 piezas textiles elaboradas en fieltro, alambre de cobre, piel de cabra y mica –montada en la Galería Myl Arte Contemporáneo– es la misma que se llevó hace dos años a la capital de Guanajuato, en la edición 43 del Festival Internacional Cervantino, con el título Sin maíz no hay Toledo.

Luego, la muestra recaló en el Museo Nacional de Arte Mexicano en Chicago, donde permaneció medio año, hasta el pasado 7 de mayo, con el título Hecho en CaSa (Centro de las Artes de San Agustín), con la idea de mostrar allá el trabajo del artista, promotor cultural y activista.

De regreso a México, Manuel Loaiza, director de Myl Arte Contemporáneo, propuso mostrar la obra en esa galería.

La artista textil Trine Ellitsgaard, esposa de Toledo y comisaria de la exposición –con Loaiza–, recuerda que el taller de afelpado del CaSa se creó en 2010 con la finalidad de confeccionar un piso en fieltro para la Biblioteca de México con el fin de albergar el acervo bibliográfico de Carlos Monsiváis (1938-2010). La idea no fructificó porque Toledo quería hacerlo a mano, al “picar” con agujas.

Después de comprar las máquinas para hacer el fieltro y experimentar durante un año, el piso se hizo en mármol. Mientras tanto hubo quienes, como Jesús, jefe del taller, aprendió esta técnica. Para la Biblioteca de México se hizo una figura de Monsiváis, “especie de sombra”, que carga unos libros para los que se utilizó la técnica del picado consistente en “poner hilos encima”. En la galería se piensa exhibir la máquina utilizada.

El taller de afelpado siguió funcionando en el CaSa, entre otras razones, para apoyar a los técnicos. Ellitsgaard también ha trabajado mucho el fieltro, así como otros artistas, por ejemplo, Sabino Guisu.

Sin embargo, Toledo es quien más lo ha cultivado. En entrevista con La Jornada, Trine Ellitsgaard explica que se trata de una técnica no sólo nueva para el país, sino también en lo que respecta el tamaño. “No conozco otro artista que trabaje en este formato grande, porque normalmente las personas hacen muñecas, cosas pequeñas”.

En la actualidad, el taller recibe “muchos pedidos de extranjeros que vienen; entonces, es como más independiente”. Es un taller que “invita mucho a trabajar y experimentar”, añade.

La preocupación de Francisco Toledo por el tema del maíz no podría faltar en la iconografía de los textiles. Aparte de las formas curvas de los gusanos encima de algunas mazorcas, también proliferan las serpientes. No es que el artista tenga fascinación por este reptil, sino que las víboras están hechas de “muchos círculos chiquitos que luego se juntan y al tener la forma se abre el fieltro como una serpiente”. Allí están Serpientes (ensambladas) y Petate de serpientes, ambas de 2016. Esta última es una digna corona para la Medusa.

Como Toledo siempre trabaja en diferentes materiales, también hay textiles hechos con alambre de cobre, como El sueño de un niño mixteco (2014), consistente en una serie de senos, cuyos pezones son chupones. Rehiletes (2014) está tejido con piel de cabra con mica.

Para Myl Arte Contemporáneo representa un orgullo exhibir obra del matrimonio Toledo-Ellitsgaard, y que ambos creadores colaboren con la galería, celebra Manuel Loaiza.

Según el galerista, “estar hoy del lado del arte es estar en la resistencia, en el camino adecuado. El arte nos puede brindar muchas respuestas a lo que pasa en el país. Apoyar el arte y el conocimiento es como esta nación logrará superar la etapa en que nos encontramos”.

Hace tres meses Toledo abrió una exposición de 120 autorretratos, creados en tres meses al trabajar día y noche, en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (Iago). “Fue una locura”, puntualiza Ellitsgaard. “Uno pensaría que tantas piezas con el mismo tema serían aburridas; sin embargo, todas son diferentes, no había ninguna repetición. Era como 120 personas distintas”, precisa.

La mitad de obras de esta exposición viajará a Los Ángeles, donde se mostrará en la galería Latin American Masters, ubicada en Bergamot: Station, como parte del proyecto Pacific Standard time: LA/LA (Tiempo del Pacífico: Latinoamérica/Los Ángeles). Toledo hará otra muestra de autorretratos el año entrante en la Galería Juan Martín, así que el artista trabaja en la ampliación de ese proyecto.

La Galería Myl Arte Contemporáneo se ubica en Durango 75, colonia Progreso Tizapán, delegación Álvaro Obregón. La exposición concluirá el 10 de noviembre.